El ABC de la educación española

El ABC de la educación española

septiembre 3, 2015
|

El sistema educativo de España se clasifica en cuatro etapas: infantil, primaria/secundaria, bachillerato y superior. Una cadena del conocimiento que está prevista para niños de menos de un año hasta adultos que aspiran a titulaciones universitarias de renombre. En el mayor de los casos, las instituciones cuentan con el respaldo económico del Estado, lo que permite que la formación sea más asequible para todos los ciudadanos.

La educación infantil, de carácter no obligatorio, comprende la formación desde los 0 hasta los 6 años y está conformada por dos ciclos de tres años cada uno. Una vez culminada, el niño accede a la educación primaría, donde sus padres deberán escoger entre los tres modelos existentes: colegio público, centros laicos que son financiados en su totalidad por el Estado y cuyo acceso requiere de cumplir con una serie de requisitos establecidos por la Administración Central (como, por ejemplo, que la vivienda esté cerca del centro); colegios concertados, centros de naturaleza privada con subvenciones del Estado y porcentaje de pago de los familiares, lo que delimita las gestiones del centro; y colegios privados, donde no existen ayudas del Estado, pero los centros cuentan con total independencia de gestión y de currículos.

La educación primaria, que incluye la Educación Secundaria Obligatoria (ESO), tiene una duración de 10 años, por lo que el estudiante tendrá unos 16 años cuando acceda al bachillerato para prepararse a la admisión de las universidades. En España, tras la incorporación al Espacio Europeo de Educación Superior, los títulos universitarios oficiales quedan limitados a Grado (carrera de entre tres o cuatro años), Máster (entre uno o dos años de duración) y Doctorado (de más de un año de duración). Sin embargo, los alumnos también podrán optar a otras formas de formación, como son las enseñanzas de régimen especial o de Educación no Universitaria, donde ofrecen diplomaturas y licenciaturas en carreras como Artes Plásticas, Música, Arte Dramático, Idiomas y Carrera Militar.

La importancia de la educación en España hace que sus estudiantes dediquen muchas horas a las aulas. En total, los estudiantes ibéricos destinan 4.245 horas lectivas al año en la ESO, sólo por debajo de Alemania que invierte 4.331 horas. Una dedicación que sigue presente en las otras etapas de la cadena de formación y que se ha visto beneficiada por acuerdos de la Unión Europea en materia de educación, tales como el famoso programa Erasmus, que permite a alumnos y profesores adquirir conocimientos, en forma de intercambio, en otros de los países del Espacio Económico Europeo, así como también en Suiza y Turquía.

En España, el acceso a la educación no es limitativo.