El turismo sanitario deja en España 300 millones de euros en lo que va de año

El turismo sanitario deja en España 300 millones de euros en lo que va de año

agosto 4, 2015
|

fuente: lasexta.com

España es destino turístico y destino sanitario. Los extranjeros eligen cada vez más nuestro país para operarse en la sanidad privada, un negocio que ha generado 300 millones de euros de beneficios este año.Es un mercado en auge porque somos un 50% más baratos que otros países europeos, por la profesionalidad de nuestros médicos y por el plus de sol y playa. Es el caso de Cristine, que viene desde Londres cinco semanas a tratarse con médicos españoles.

Cristine ha cambiado durante cinco semanas Londres por Madrid. Aprovecha las vacaciones de verano para someterse a un tratamiento de fertilidad y de paso hacer turismo por la capital. “Hemos decidido venir por cinco semanas, incluso mi esposo se ha inscrito a clases de español, que está haciendo todas las mañanas”, comenta.

Cada vez son más los extranjeros como Cristine, que eligen tratarse en hospitales privados españoles. Manuel Izquierdo, ginecólogo de reproducción asistida, explica que “la calidad de los tratamientos es muy elevada y eso es conocido fuera”.

El turismo sanitario está generando este año unos beneficios de 300 millones de euros. En el ranking europeo ocupamos la séptima posición. Mónica Figuerola, Directora de Spaincares Clúster Español Turismo de Salud, comenta que “somos muy fuertes en oftalmología, odontología, cirugía plástica, muy profesionales y de muy alto nivel en cuanto a tratamientos de reproducción asistida”

Ramón dirige una red de residencias donde cada vez más acuden extranjeros a rehabilitarse. “Está científicamente demostrado que en un clima más cálido y a nivel del mar, la recuperación es mucho más rápida”, comenta Ramón Berra de Unamuno, director general del Grupo Sanyres.

A los atractivos de sol y playa se le añaden la calidad de los hospitales españoles y sus precios competitivos. “En relación calidad-precio, somos muy competitivos comparando con sus países de origen”, explica Ramón Berra, hasta un 50% más caros que en España.