España, un destino seguro

España, un destino seguro

septiembre 8, 2015
|

Caminar tranquilamente por calles desoladas en la noche es, quizás, uno de los indicadores más contundentes de la seguridad. Un placer del que solo algunos países pueden presumir, como es el caso de España. De ahí, que jóvenes puedan transitar por las calles a cualquier hora y en cualquier ciudad sin ningún temor a ser víctimas de la delincuencia o la violencia. Una realidad que, incluso, queda reflejada en los resultados emitidos por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OECD), en lo que se afirma el 75 por ciento de los españoles se siente seguro al caminar solo por la noche (en el resto de Europa sólo el 69 por ciento se siente seguro).

La seguridad no sólo se presencia en las calles. Los múltiples sistemas de trasporte urbano e interurbano (autobús, nocturnos, taxis y metro) también son de fiar en su plenitud, incluso en las horas más oscuras de la noche. España cuenta con un sistema de seguridad nacional que garantiza un control y vigilancia constante sobre los medios de transporte, ofreciendo un servicio no solo de calidad, sino también seguro para las personas de todas las edades. Por eso, no es de extrañar encontrar las paradas de autobuses nocturnos llenas de jóvenes y de ancianos que disfrutan de la misma ciudad sin reparar en horarios o restricciones.

Los amplios esfuerzos en seguridad han permitido que España alcance unas envidiables estadísticas, como que la tasa de homicidios ronde el 0,7 por ciento por cada 100.000 habitantes, mientras que en el resto de países de la región oscila por el 4 por ciento. No por casualidad, el 82 por ciento de los españoles valora positivamente el desempeño realizado por la Policía, mientras que solo un 15 por ciento lo desaprobaba. Unos resultados que le convierten en la tercera institución con la mayor aceptación del país, seguida de otro cuerpo de seguridad: la Guardia Civil.

La seguridad es España es un hecho palpable en el dinamismo de todas sus ciudades, tanto en las grandes metrópolis como en los encantadores pueblos de las comunidades autónomas del país. La tranquilidad de los ciudadanos se percibe en sus calles, medios de transporte y, por consecuencia, en sus encuestan. Contando con un sistema que permite el desarrollo social y cultural de sus ciudadanos, mientras es pionero en Europa en medidas de control y lucha contra la inseguridad. En pocas palabras, España es un país para vivir sin miedos.