Raíces comunes navideñas

Raíces comunes navideñas

diciembre 29, 2015
|

Las celebraciones decembrinas son, internacionalmente, una de las fechas más importantes de todas las culturas. En España, no es diferente. Desde finales de noviembre, las ciudades dan inicio a la decoración de las principales calles, el alumbrado de los edificios y la preparación de los actos conmemorativos. Unas costumbres que, a pesar de la diferencia geográfica, están igual de presentes en Latinoamérica y donde se destaca la figura del Niño Jesús, Santa Claus y, por supuesto, los Reyes Magos. Las características en común permiten que los inmigrantes no vean grandes diferencias en relación con sus tradiciones y puedan sentirse como en casa en unas fechas tan emotivas.

Los vínculos son tan estrechos que se perciben en los más mínimos detalles. Por ejemplo, el común juego del amigo secreto también es tradicional en España, donde las reglas del juego son las mismas y sólo cambia su nombre por amigo invisible. Lo mismo ocurre con el momento de decorar los hogares, siendo una actividad que se desarrolla en forma familiar y, usualmente, con la compañía de villancicos y anécdotas de los años anteriores. En este sentido, la única diferencia real que se puede percibir está en la gastronomía, donde cada país apuesta por sus platos tradicionales. Sin embargo, es una barrera que cada vez es más fácil de saltar.

Con el objetivo de integrar todas las culturas, los restaurantes de origen internacional, así como los supermercados, ofrecen los ingredientes básicos para la preparación de casi cualquiera de los platos navideños de todas las nacionalidades. Incluso, es común el intercambio de recetas, donde los españoles aprovechan las fechas para conocer un poco más de la gastronomía extranjera. En este sentido, las diferencias en las mesas han dejado de ser un problema, para convertirse en una ampliación de la carta y en las posibilidades de enriquecer el paladar.

Quizá la tradición más común es la recepción del año nuevo. Si es reconocido que todos los 31 de diciembre los madrileños acuden a la Puerta del Sol para recibir las campanadas del nuevo año, también lo es que casi todas las ciudades de Latinoamérica tienen una plaza principal donde los vecinos se reunen y, junto con la música tradicional, celebran la llegada del año nuevo. De ahí que resulte evidente que, en diciembre, toda España cuenta con unas fiestas tan similiares como cualquier otra de sus vecinos al otro lado del Atlántico.