Sanidad española, una inversión personal

Sanidad española, una inversión personal

agosto 19, 2015
|

La salud es una prioridad para España. La nación europea es reconocida internacionalmente por la calidad de su servicio sanitario, así como por la capacidad constante de innovación y modernización de procedimientos médicos, lo que le convierte en el quinto país exportador de tecnologías para la salud. Esta área de investigación viene respaldada por una amplia red de hospitales, centros especializados y ambulatorios, tanto privados como públicos, que dan solidez al sistema sanitario español y le permiten cumplir con las necesidades de todos sus ciudadanos.

La sanidad española, considerada la séptima mejor del mundo por la Organización Mundial de la Salud (OMS), cuenta con los médicos más formados y cotizados de la Unión Europea, siendo altamente demandados por las instituciones internacionales de mayor renombre. Un perfil que está presente en los dos tipos de asistencia que se ofrecen: la primaria, destinada al grueso de la población en los centros de salud; y la especializada, para casos de gravedad que requieran ser atendidos en hospitales, bajo régimen ambulatorio o de ingreso.

España ―donde se cuenta con 3.000 centros de salud, 10.200 consultorios, 800 hospitales y 353 camas habilitadas por cada 100.000 habitantes― cuenta con una población altamente concientizada en la importancia de la salud. De ahí, que la nación europea sea líder mundial en trasplante de órganos, al contar con 36 donaciones por millón de habitante, cantidad que duplica la media de la región, según las cifras de la Organización Mundial de Trasplantes. Una tendencia que ha facilitado contar con donaciones suficientes para realizar cerca de un centenar de trasplantes en sólo tres meses.

La calidad del sistema sanitario ha convertido al país en un importante destino del turismo de salud. Cada año, miles de ciudadanos viajan hasta España para ser atendidos a través de sus tratamientos médicos. Sólo en 2012, la nación ibérica recibió 21.868 pacientes (por un valor total de 12,1 millones de euros), cantidad que cada año mantiene su crecimiento ante la consolidación del modelo de salud español.